• info280539

¿Dolores de espalda? Tenemos una solución redonda



Dime si esto te suena (especialmente si desarrollas un trabajo de oficina), empiezas a desarrollar dolor de cuello, tensión lumbar, los riñones doloridos… El tiempo frente al ordenador supone un desgaste y tu cuerpo lo paga. En otras ocasiones, ya hemos hablado de las consecuencias de una mala postura. Esto que, en condiciones normales es un problema común, se ha acrecentado en época de confinamiento y teletrabajo donde nos hemos visto obligad@s a sacar un despacho de donde solo hay sillas de comedor. Además de descansos periódicos y estiramientos hay una solución que día a día gana adept@s: tira tu silla de despacho y cambiala por una pelota de pilates.



El uso de este tipo de instrumento no es nuevo, es habitual como complemento en terapias de rehabilitación o estiramientos de yoga. No obstante, su uso como asiento aún no está tan extendido como debería, pese a que reporta múltiples beneficios:

  • Mejora la postura: Tener una postura incorrecta es imposible si se quiere mantener el equilibrio en una pelota usada como asiento. Además, los rebotes, evitan que tu espalda se tense, a la vez que trabajas los músculos de la espalda favoreciendo el alineamiento de la columna.

  • Mejora el equilibrio: Aunque parezca obvio, es más sencillo caerse de una pelota que de una silla, de ahí que favorezca el equilibrio y prevenga de posibles caídas, especialmente en personas de edad avanzada.

  • Tonifica tu cuerpo: Para mantener la postura es necesario valerte de todo tu cuerpo con lo que, evitando caerte, tonificas abdominales, glúteos, piernas…

  • Con los pies en el suelo: Sentarte así, además de darte la postura correcta, te evitará el cruce de piernas. A pesar de ser algo que hacemos en automático, cruzar las piernas impide la correcta circulación de la sangre favorece a la aparición de várices.



Cómo sentarte correctamente

Puede que pienses que lo tienes dominado, pero un repaso nunca está demás. Siéntate con la espalda recta, cabeza derecha, hombros rectos y separados del cuello, con las caderas y rodillas formando un ángulo de 90°. Utiliza la parte delantera del balón y mantén el abdomen derecho y firme para ejercitarlo y evitar desplomarte.

Existen pequeños gestos que ayudan a tu salud postural y retrasan la aparición de los molestos dolores de espalda. Visita nuestro centro situado en Balmes 109 y te ayudaremos a prevenir y corregir tus problemas de espaldas. No esperes a que sea demasiado tarde.

Entradas Recientes

Ver todo