• info280539

Lo que nadie te cuenta, las lesiones y el pádel


Dime si la situación no os resulta conocida: grupo de WhatsApp con otr@s 3 amig@s en los que durante toda la semana se hablan de temas sin importancia y cuando se acerca el domingo: “¿Un partidito? ¿Quién reserva pista?”.

En los últimos años el pádel se ha democratizado y cada vez son más las personas que lo practican. No obstante, es especialmente popular en un nicho de la población muy acotado: personas que rondan los 40, y que durante toda la semana llevan una vida sedentaria, del trabajo a la oficina y de la oficina a casa y a quienes el esfuerzo de esos partidos aparentemente inocentes se traduce en lesiones.


Factores de riesgo de lesión


Evidentemente, no se puede generalizar y a personas más propensas a sufrir percances. Este riesgo viene definido por diferentes factores que podemos agrupar en:


  • Internos: La falta de preparación física, escasa concentración, entrenamiento en exceso, fatiga… en definitiva, factores asociados a aspectos personales (controlables en muchos casos) que acaban pasando factura.

  • Externos: Condiciones climáticas, pista en mal estado, juego demasiado intenso… condiciones que no podemos controlar, y que podrían afectarte a ti o a Rafa Nadal.



Lesiones más frecuentes


Por el retrato robot de los practicantes (mencionado al comienzo de este post) y por la propia naturaleza del deporte, el pádel se encuentra entre los deportes que registran mayor índice de lesionados, estas son algunas de las más comunes:


  • Esguinces: Sobre todo en tobillos y rodillas. No son exclusivos del pádel, pero los cambios de ritmo y dirección asociados a este deporte donde la pelota bota en cualquier dirección, pueden acarrear este tipo de lesiones.

  • Lumbalgia: Este efecto “bola loca” que provocan los rebotes en las diferentes paredes hace que la zona lumbar se mueva en todos los planos posibles, y se acabe resintiendo.

  • Tendinitis: Concretamente del manguito rotatorio (el hombro), continuamente exigido durante un partido, pero poco trabajado en el día a día, con lo que suele sufrir las consecuencias.

  • Fracturas fibrilares: Gemelos e isquiotibiales sufren las consecuencias de los sprints explosivos pueden conllevar roturas de fibras, delicadas según como se dé la recuperación.

Aunque más vale prevenir que curar, en Fitt podemos ayudarte en los dos aspectos. Si quieres evitar caer víctima del pádel podemos aconsejarte para que prepares a tu cuerpo para este deporte tan recomendable. Si ya estás en la lista de bajas, tenemos las mejores sesiones de fisioterapia para que tu recuperación sea sólida y segura. Pregunta a nuestro personal, está deseando ayudarte.


4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo